jueves, 15 de abril de 2010

Animales mitológicos: el tengu

En los próximos artículos me gustaría alejarme un poco de la realidad y hablaros de un par de seres de la mitología japonesa: el tengu y el kappa.

El tengu

Tal y como lo describe B. H. Chamberlain (Reino Unido 1850-1935), profesor de la Universidad Imperial de Tokyo entre 1886 y 1990,"el tengu es un tipo de duende o gnomo que habita las montañas y los bosques y disfruta haciendo travesuras. Son parecidos a los pájaros ya que, como estos, tiene alas, pico y, a veces, garras. En ocasiones, en lugar de pico, muestran una nariz humana desmesuradamente larga y la criatura en general tiene rasgos humanos. El único parecido con los pájaros radica en el abanico de plumas con el que alivian el calor. Sus ropas están confeccionadas con hojas y llevan un pequeño gorro en la cabeza".

Los tengu son considerados divinidades menores y supremos espadachines. Dice la mitología, que Minamoto Yoshitsune, hermano pequeño de Minamoto Yoritomo (el primer jefe militar de Japón durante el shogunato Kamakura) y uno de los grandes héroes del Japón Antiguo aprendió el arte de la espada del rey de los tengu.


Una curiosidad de estos seres mitológicos radica en los ideogramas con los que se escribe su nombre, 天狗 o "perro celestial", lo que puede llevar a confusión a más de uno ya que la criatura no guarda ningún parecido con este animal. Existen diversas tradiciones bastante confusas con respecto a la palabra tengu. Se dice que el emperador Jomei le dio este nombre a un meteoro “que cruzó el cielo de este a oeste produciendo una gran detonación”. Una tradición aún más antigua se refiere a los tengu como emanaciones de Susanô, hermano de Amaterasu; y otras leyendas los describen como demonios femeninos con cabeza de bestias, grandes orejas y narices tan largas que podían transportar varios hombres sentados sobre ellas y volar con su carga miles de kilómetros sin dar muestras de cansancio. Además, sus dientes eran tan fuertes que podían romper con ellos las hojas de las espadas y las puntas de las lanzas de sus enemigos. Siguen siendo seres presentes en el folklore japonés hoy en día y existe gran cantidad de objetos que los recuerdan a modo de souvenirs o máscaras.

Aún hoy algunas personas creen que los tengu habitan en determinados bosques y en montañas inaccesibles. Mayormente el tengu no es un ser maligno, posee un agudo sentido del humor y disfruta gastando bromas. Pero algunas veces secuestra seres humanos y, cuando finalmente los devuelve a sus hogares, estas personas regresan completamente dementes. Un hecho que se conoce por el nombre de tengu-kakushi o “escondido por un tengu”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario