domingo, 8 de abril de 2012

Un fin de semana especial

Este fin de semana ha sido especial. Después de muchos meses me he reencontrado con una buena amiga. Compañera de experencias durante los meses que estuve en kioto el año pasado ha venido a visitarme. Un fin de semana repleto de sensaciones y es que la primavera japonesa es, sin lugar a dudas, un espectáculo para la vista.

Las bajas temperaturas de este año han retrasado la floración del sakura (cerezo). Un hecho que no ha impedido que miles y miles de japoneses, ávidos de gozo, se amontonen por las calles y los templos para contemplar y disfrutar de una de las tradiciones más populares de Japón: el hanami (花見).
Del mismo modo y, aprovechando la época de floración del cerezo, algunos escenarios de la ciudad son iluminados por las noches conviritiéndose en una atracción más de la antigua capital imperial.

Aprovechando estos días de reposo antes de empezar las clases he podido volver a uno de los escenarios más fascinantes de Kioto: el templo de Fushimiinari. Dedicado al dios Inari y a sus mensajeros los zorros (kitsune) fue escenario de una de las escenas más memorables de la película Memorias de una Geisha.

Es complicado hacerse una idea de todo lo explicado anteriormente así que no os perdáis el video que viene a continuación. ¡Saludos desde Kioto!




video

No hay comentarios:

Publicar un comentario